cuando ya no nos queda nada

 

cuando ya no nos queda nada,
el vacío de no quedar
podría ser al cabo inútil y perfecto.

 

( José Ángel Valente, Mandorla, 1982 )

 

 

Advertisements