madre, este hijo que tus entrañas odian

 

 

Madre

este hijo que tus entrañas odian

que no pudo descansar en la cicatriz del Padre

que está entregado al poema del repudio infinito

ahora que ha encontrado el signo en las llagas de su carne

deja que lo acompañe por fin el Don

y que sepa resucitar a los muertos

 

 

( Jorge Alemán, No saber, 2008 )

 

 

Advertisements