para una imagen rota

 

Absurdo
con los gestos de ayer, vestido de otro tiempo
vagamente difunto.

Hay terribles palomas en las manos vacías,
hay un nido de abejas en la frente,
hay tejados oscuros que destruye la lluvia.

El tiempo arrasa cada vez la vida.
El tiempo incendia cada vez la vida.

No vuelvas pues, no vuelvas con tu imagen,
con tu perpetua o pertinaz imagen,
que de ti mismo aquí te destituye.

Mira el vacío en su plenario rostro.
míralo sin llanto,
como quien ha sabido conjurar la muerte,
salvar así de su feroz naufragio
la irrenunciable juventud.

 

( José Ángel Valente, Interior con figuras, 1973-76 )

 

 

Advertisements